ORACIONES PARA CADA DÍA

La verdadera oración es aquella en la que aceptamos en nuestras mentes la verdad de lo que somos: Un ser sano. Es aquella en la que nos disponemos a entregar todo lo que nos perturba, mental y emocionalmente, para renunciar a la falsa necesidad de tener la razón y recibir una nueva percepción de lo que vemos y vivimos. Aquí te comparto oraciones para cada día, todas inspiradas en mi practica de Un Curso de Milagros.

Espíritu Santo 

Aquí´estoy, con la mente y el corazón abiertos 

para que tú los invadas con tú presencia,

aqui estoy dispuesta a soltar la necesidad

de tener la razón ,

de saber qué hacer y cómo .

Te entrego mi vida completamente, 

Espíritu  Santo, 

te entrego mi mente para que seas tú

quien la dirija, quien la sane y

quien le corrija su percepción.

 

No tengo la razón respecto a lo que soy,

respecto a lo que necesito, 

respecto a lo que deseo y quiero,

no tengo la razón respecto a lo que tengo que hacer y cómo,

y te entrego mi necesidad de saberlo

Espíritu santo

aquí estoy dispuesta a recibirte,

a elegir Paz por encima de todas las cosas, 

a ver la verdad y solo la verdad, 

a no escuchar la voz que me hace daño, 

a no creer en ella.

Espíritu santo 

aquí estoy dispuesta a soltar la necesidad

de tener el control, y a entregarte

la creencia de que puedo controlarlo todo, 

No puedo, y no quiero.

 

A partir de ahora te entrego

la funcion de tomar decisiones por mi , 

por ti, por todos,

Me entrego a ti en perfecta confianza 

con la certeza de que en ti

estaré a salvo

 

Gracias Espiritu Santo, 

gracias por recordarme cuál es mi funcion,

gracias por no olvidarte de mi

y recordarme lo que soy

 

Gracias perfecto espiritu

mi vida, mi mente, y mi corazón 

te pertenecen.

Amén

Padre

Cuanto dentro de mi te he ocultado,

cuanto dentro de mi he mantenido escondido,

cuanto dentro de mi me he resistido a soltar,

cuanto dentro de mi me he aferrado.

 

No se lo que soy, ni lo que quiero,

No se realmente donde estoy y lo que necesito. 

Creer que es a mi a quien le corresponde saberlo

me ha mantenido alejada de tu amorosa presencia,

pues me he aferrado a un personaje que no soy,

y que en mi necedad de creer, insisto en ser

 

Te entrego mi resistencia amado Padre,

te entrego mi miedo a soltar lo que no es real en mi, te entrego mi ilusoria necesidad de tener la razón y de hacer mi voluntad, pues lo que yo quiero para mi, 

es un obstáculo para lo que tu dispones para mi :

PAZ

 

Mientras  me aferro al conflicto,

mientras me aferro a la culpa, al miedo y al odio, me niego a recibir lo que siempre ha estado allí:

Tu Amor y tu Paz

 

Te entrego mi deseo de permanecer en el conflicto.

Te entrego mi necesidad de ser amada y aprecidada por otros.

Te entrego mi deseo oculto de reforzar la separación, de mantenerme como una diferente.

Te entrego lo que me hace especial.

 

Recuérdame Padre que no hay dones o capacidades especiales que yo tenga y que otros no tengan, 

al contrario, recuérdame que estoy

recordando la realidad de lo que soy, y que me niego a ver porque creo que tiene que tener una causa para serlo.

 

Padre

enséñame a aceptar la verdad de lo que soy,

a reconocer en mi la luz que nunca dejo de serlo

a aceptar tu voluntad de estar en paz y recordarte a cada instante que parezco soñar.

Te elijo Padre, 

aquí en la tierra  como en el cielo,

elijo recordarte

Te elijo  por encima de cualquier ilusión

de lo que creo ser,

Te elijo y elijo Tú Paz que es la mía,

te elijo una y otra vez,

hasta que no crea que tengo que hacerlo

Te elijo.

Elijo soñar que te elijo.

Amén

© 2020 por Susana Ceballos